5 consejos del escritor H. P. Lovecraft para escribir una historia

“La emoción más antigua
y más intensa de la humanidad es el miedo,
y el más antiguo y más intenso de los miedos
es el miedo a lo desconocido”.

H. P. Lovecraft

El escritor norteamericano, Howard Phillips Lovecraft, mejor conocido como H. P. Lovecraft, desarrolló una mitología propia dentro del género del terror.

Sus obras, marcadas por el pesimismo y el cinismo, suelen abordar temas como el conocimiento prohibido, la influencia de seres no humanos en la Humanidad, la culpa heredada (el concepto de que uno no puede escapar de los errores de sus ancestros), el destino, la idea de una Humanidad constantemente amenazada y en peligro, la raza, el género y los riesgos inherentes a una sociedad cientificista.

Además, ha desarrollado un seguimiento de culto gracias a la creación de un universo propio de seres de naturaleza diversa, donde destacan los monstruosos Primigenios y el Necronomicón, un terrible grimorio que muestra cómo invocarlos.

Vea también: 12 consejos de Gabriel García Márquez para noveles escritores

Lovecraft escribió, de igual forma, numerosos textos sobre el acto mismo de escribir. En uno de sus ensayos sobre literatura de terror, el escritor establece cinco puntos importantes para escribir un cuento de este género.

Así pues, si quieres crear mitos como los del príncipe oscuro y barroco de las letras del siglo XX, vale la pena que revises esta pequeña, pero efectiva lista de consejos que son infalibles para lograr un gran cuento:

1. Escribe una sinopsis o lista de los eventos que conforman tu narración en orden cronológico.

2. Escribe una segunda sinopsis o lista de eventos, detallada y extendida, en el orden en el que vas a narrarlas. Incluye notas que indiquen cambios en los narradores, picos dramáticos y el clímax de la historia.

3. Escribe la historia rápida y fluida —sin ser demasiado crítico—, siguiendo el orden de la segunda sinopsis. Si así lo deseas y el texto lo pide, haz cambios en la trama y los sucesos de la historia. Nunca te limites por tus previas estructuras.

4. Revisa el texto prestando atención al vocabulario, la sintaxis, el ritmo de la prosa, las proporciones de cada segmento, la finura del tono, la gracia y verosimilitud de las transiciones.

5. Realiza una copia impresa y limpia del relato, no dudes en añadir toques finales donde sean apropiados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *