5 tips para escribir un poema sin morir en el intento

Escribir un poema

5 tips sin morir en el intento

 

  1. Escribir, escribir y escribir

Ponerte a pensar ¿qué es lo que voy a escribir? puede bloquear un poco la creatividad.

Para ser un buen escritor, hay que ser mejor re-escribiendo.

El 100% del trabajo es corregir. Por eso dedícate a escribir y escribir y escribir todos los poemas que tengas la necesidad de escribir, luego siéntate a corregir.

No importa si sientes que un poema no es bueno al principio porque, al momento que te sientes a corregir, irás dándote cuenta cuáles son las cosas que sí funcionan.

Tal vez un poema solo tenga un único verso u oración buena (si escribes en prosa poética) que encaje perfectamente en otro y lo haga más completo. O también puede darse el caso de que tu poema sea de un solo verso o una sola oración.

Lo importante es que escribas una cantidad adecuada y que luego puedas sentarte a corregir, a purificar y a armar poemas que cumplan tus criterios y que sean de calidad.

Así que no pienses, escribe y escribe y escribe y escribe todos los poemas que nazcan.

  1. Nada de palabras rebuscadas

Exprésate con las palabras que conoces. NO pases horas tratando de encajar una palabra que no usas, y sobre todo esas palabras que han quedado en desuso, tan solo con la idea de que eso va a hacer mejor tus poemas porque puede suceder todo lo contrario.

Usa las palabras que sabes manejar, que sepas usar, y a través de ellas embellece el poema.

No hace falta que escribas con palabras antiguas que han quedado en desuso y que nadie sabe que significan.

Te puede interersar: Método fácil para convertirse en un gran poeta

Con el tiempo, mientras más leas, irás ampliando tu vocabulario y podrás incorporar esas palabras de las que, al principio, no podías disponer, pues aprenderás todas las posibilidades de uso que tienen.

Deja que las palabras aparezcan solas, que ellas te encuentren, no salgas a buscarlas, porque podrías perderte en la vía y encontrarte con las palabras que no son adecuadas para tu forma de escribir.

  1. Ten a la mano un buen diccionario

Es importante que aprendas a usar el diccionario, y no nada más un diccionario de la Real Academia del Española (o del idioma en que escribas).

Cuando leas y te encuentres con una palabra que no sabes que significa, búscala.

El diccionario será de mucha ayuda cuando escribas y no estés seguro de una palabra que estás usando (si está bien escrita, si significa eso que intentas expresar, etc.).

Los diccionarios de sinónimos y antónimos también hay que tenerlos a la mano. Así irás ampliando tu vocabulario, aprendiendo nuevas palabras que te servirán en el futuro para expresarte mejor. Además de que irás conociendo cada vez más tu lengua.

  1. No todo se trata del idioma

No todo se trata del idioma, también son importante las experiencias que tienes. Para ser un buen escritor es importante vivir plenamente. Poder absorber la realidad y admirar hasta la más pequeña gota del universo y su maldad.

Si vas a escribir no intentes escribir del amor desde el principio. Escribe de una piedra, del suelo, de los pájaros, de las personas en el parque. Escribe sobre los edificios, la ciudad, la política…

Tírate en el piso y ve el techo todo el día, sin hacer absolutamente nada. Ocúpate todo el día y antes de dormir anímate a escribir.

Ve a la playa a agarrar una insolación, ve a una montaña, quédate sin oxígeno.

Pasea, diviértete, no te preocupes por nada.

Consigue un trabajo asqueroso, asfixiante, donde tengas que usar traje y corbata todo el tiempo. Renuncia a tu trabajo, consigue otro y vuelve a renunciar.

Renuncia a todo. Pierde la esperanza y sal a buscarla.

Te puede interesar: 11 consejos de Ray Bradbury para escritores principiantes

Enamórate perdidamente, deja que alguien te rompa el corazón para luego volverte a enamorar.

Piérdete, encuéntrate y definitivamente vuélvete a perder.

Sube, baja.

Izquierda, derecha,

Adelante, hacía atrás.

Equivócate.

Vive.

Cuando estés en tus últimas etapas de la vida puedes dedicarte a escribir sobre el amor, mientras tanto…

  1. No creas en los estereotipos

Los estereotipos han marcado, manchado, la verdadera imagen de un poeta y cualquier escritor.

No te dejes influenciar por las corrientes de la sociedad, y no nada más las de la sociedad, sino también por esas que existen dentro del circulo de escritores (sí, también existen de este lado de nuestro mundo).

Esos estereotipos de que los escritores son alcohólico, drogadictos, mujeriegos o mujerzuelas, enfermos mentales, etc. ¡Deséchalos!

No creas eso de que para escribir mejor tienes que cumplir con todas estas cosas. Quien tiene el don de ser escritor es porque nació con él y se ha dedicado a desarrollarlo, a perfeccionarlo. No es porque algún tipo de estupefaciente o bebida mágica lo convierta en un mejor escritor.

Tampoco es cierto eso de que si te vuelves escritor terminaras en el manicomio. Es verdad que muchos escritores han tenido este tipo de conductas y/o problemas, pero que algunos de los escritores más reconocidos hayan tenido estas situaciones no significa que tú debes cumplir con ellas para ser uno de los escritores reconocidos.

Sé el escritor que eres, y no el estereotipo de escritor que tienes que ser. Sé simplemente, siempre, tú.

Apasionado por las letras y los idiomas. Estudiante de Castellano y Literatura. Escritor, poeta, taciturno. Siempre en busca de la belleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *