Inhala… exhala… No puedo negar, ni con toda la convicción de la cual soy capaz, que comunicarnos es sencillamente fácil, tanto como respirar. Todos los días (sin distinción de género, raza, edad, nivel económico o, para desgracia de algunos, capacidad cognitiva) las personas se comunican y mantienen un constanteSeguir leyendo