Ante la amenaza de los libros electrónicos y el mundo del internet, las librerías citadinas se las ingenian para sobrevivir. Y lo hacen bastante bien, publica Gizmodo.  Puede interesarte: La impresionante biblioteca en China que parece una enorme cascada Donna Paz Kaufman ya se ha acostumbrado a escuchar las melodramáticas ySeguir leyendo